miércoles, agosto 20, 2008

Mentalidad mexicana

Por más que he intentado mantenerme desconectado de los juegos olímpicos de los malditos chinos, no puedo escapar del todo.

Viajando en micro, como se me olvidaron los audífonos, tuve que recetarme un programa de radio de deportes.

Estaban hablando de un clavadista mexicano que iba a competir ese día, no me acuerdo del nombre, y para esta hora ya debe haber terminado la competencia, si ganó o perdió, la verdad no me podría importar menos.

Lo que hizo que ese programa de radio fuera digno de comentarse en este blog es la exacerbada actitud agachona de indio conquistado con la que el comentarista empezaba a disculpar la potencial derrota del clavadista desde antes de que siquiera se subiera a la plataforma.

"Es que la competencia está muy dura, él es muy bueno, pero se está enfrentando a los chinos, que la verdad sí están cabrones" o algo así decía, no recuerdo las palabras exactas, pero el argumento de este papanatas es que no había que menospreciar la actuación del clavadista mexicano, ya que es un atleta excelente, es solo que hay otros más chingones.

¿No es esa la idea de los juegos olímpicos?

Se trata de medirse con competidores de todo el mundo para ver quien es el deportista más cabrón del planeta de modo que el gobierno de su país pueda utilizar su triunfo para exaltar un sentimiento de orgullo nacionalista en la inculta plebe.

Pero volviendo al tema:

Si es un clavadista muy chingón, pero no creen que pueda superar a los chinos ¿Para qué chingados lo llevan a competir hasta el otro lado del mundo?

Gastan una buena lana de los impuestos en llevar a estos mediocres a hacer el ridículo.

Y no me vengan con esa mamada de "lo importante no es ganar sino competir" esa es una patraña inventada por un maldito perdedor como una excusa para no esforzarse.

Todo en la maldita vida es una competencia feroz, no hay premio Nobel al "buen intento" de física, a los vendedores no les dan comisiones por "casi casi" cerrar una venta y las empresas no dan incentivos a sus empleados que llegan tarde pero hacen su máximo esfuerzo por llegar temprano.

Cuando un deportista dice que va a una competencia mundial a "dar su mayor esfuerzo" no deberían ni siquiera dejarlo subirse al avión.

Esforzarse no es un motivo válido, es una mariconada para tener una disculpa si no ganan:

"No gané, pero hice mi mejor esfuerzo"

Bravo mediocre, misión cumplida, ¿Qué tal si la próxima vez compites para GANAR en lugar de competir solo por "dar tu mayor esfuerzo"

Otra cosa que me hace encabronar, son los pendejos que cuando un deportista mexicano queda en tercer lugar de algo inmediatamente grita "ganamos una medalla de bronce"

Pero si no gana ni madres, entonces "perdió el muy pendejo"

Esas dos pinches actitudes tan características de esta tierra me encabronan tanto que aunque los deportistas mexicanos ganaran un chingo de medallas de oro, seguirían sin provocarme el más mínimo orgullo nacionalista pedorro que parecen despertar en toda la plebe cuando quedan en tercer lugar de algún evento irrelevante.

Odio a la pinche gente y odio los chingados juegos olímpicos, odio a los putos chinos y las banderas de "free Tibet" que ellos mismos fabrican, odio a los deportistas mediocres que compiten para perder y sobre todo odio a los pendejos que sienten que por ver la tele ya son parte del triunfo de un altleta que ni los conoce.

7 comentarios:

cerdo merol dijo...

Quiero añadir que el sentimiento de triunfo que sienten los mexicanos cuando sus compatriotas ganan algo, es simplemente un pinche fracaso personal. Quieren, esos fracasados, sentir que han hecho algo "especial e importante", y como no pueden, usan la afinidad de nacionalidad para senirse parte de. Fracasados. Tanto cultural, como mentalmente; sexual como económicamente. Son un asco los mexicanos que gritan como enajenados los triunfos ajenos como si fuesen propios. Mediocres. No valen nada. Nacieron para malograrse.
Por otro lado, los juegos olímpicos son una pendejada. Competir para ver quien es "más chingón". Pendejos, todos son unos fracasados pendejos, que buscan sentirse sobresalientes simplemente por realizar un malabarismo corporal. Animales. Humanos asquerosos, mezquinos, insignificantes. Rídiculos todos.
Chinguen a su puta madre.

isla dijo...

Ay cerdito, otra vez, disiento contigo. Soy orgullasa de ser mexicana y de ver a mis equipos en los juegos olimpicos ganar. Yo hasta hago honores a la bandera cuando ponen mi himno.
No seas amarguetas cerdito. Besitos

Isla dijo...

Chale,
De hecho ahora si estoy de acuerdo contigo... ches atletas mexicanos, como te atreves a ir cuando no llevas ni la remota idea siquiera de figurar, MEDIOCRE no? pero aplica pa todos y todo...

Y si ganan, pues chingo que gane el atleta, jajaja GANAMOS! si claro, seguro nos cansamos mucho de estar 4 años o vete a saber cuanto entrenando, jajaja ganamos que tonteria...

Aunque si reconozco que me gusta ver alguna que otra prueba depende de la dificultad pues demuestra las capacidades y limites del cuerpo humano y que no todo es ciencia ficcion, los mas fregones sin importar la nacionalidad

Bueno a partir de hoy dejare de ser Isla pues esa pendeja volvio a usar mi seudónimo...

Anónimo dijo...

chale???
sin comentarios


noo como chingados noo

pinche naca!!

isla e isla
chinguen a su madre

las dos pendej@s
no dudo que sea un puto

CM dijo...

chale???
sin comentarios


noo como chingados noo

pinche naca!!

isla e isla
chinguen a su madre

las dos pendej@s
no dudo que sea un puto

¡ayyyyyyyyy ME MORDI LA LENGUA!

cerdo merol dijo...

Chinga tu madre isla, a mí no me vengas con mamadas.

Si no te gusta el blog, ya te puedes ir largando a chingar a tu madre.

Odio a la pinche gente que quiere ganarse mi respeto con halagos.

Putos.

Luis Martín dijo...

detesto los eventos de las olimpiadas, sobre todo aquellos que son de "apreciación artística" no son un deporte de verdad, ya que no destaca tu habilidad, sino si al joto del juez le gustó o no