sábado, agosto 30, 2008

Arráncame los huevos

Al comienzo pensé que era una broma de mal gusto, pero al parecer es en serio, hicieron una película basada en el que bien podría ser el libro más estúpido, rosa, anodino, irrelevante y pútrido que se haya escrito hasta la fecha.

La historia es la remasticada trama de la cenicienta que todas las amas de casa han visto en las telenovelas, la hija de campesinos que se casa con un militar de alto rango pero medio ruco, que la llena de riquezas y la rodea de lujos más allá de los sueños de su clase trabajadora, y a quien le pone el cuerno en diversas ocasiones con diversos güeyes, eso sí, con muy buenas razones, como son "es que mi viejo ya ni me pela", "yo ni me quería casar" y demás pretextos ingeniosos que se sacan del culo las hembras de moral distraída y entrepierna caliente.

Al final el miltar (que llegó a ser gobernador) se entera del último desmadrito de su esposa y manda a matar al sancho, luego creo que de un modo muy sacado de la manga, se muere y su viuda se queda feliz, libre de entregarle las nalgas a quien ella crea conveniente sin temor a que les anden llenando de plomo el cerebro a sus picadores.

Normalmente leo como mínimo dos libros de algún autor antes de atreverme a afirmar si es bueno o es un idiota, pero en el caso de ángeles mastreta, solo tuve que leer "arráncame la vida" para convencerme plenamente de que la maldita bruja nació totalmente desprovista de talento.

El libro en cuestión es una novela rosa que empieza del mismo modo que acaba, sin que pase nada digno de mencionarse, son solo una larga serie de pendejadas irrelevantes a las que solo alguien con un par de ovarios sangrantes podría encontrarles alguna importancia.

Cuando estuve en la universidad nos obligaron a leer esa porquería, no recuerdo ni para qué, lo que sí recuerdo es que en cuanto terminé el suplicio quemé el libro en la clase de ese maestro y le sugerí muy amablemente (como suelo hacerlo siempre) que no nos volviera a obligar a leer ese calibre de pendejadas.

Para sobrevivir a ese tipo de lectura sin que se encogieran mis genitales tuve que intercalar un capítulo de esa mierda con uno de Fight club y con películas de Quentin Tarantino.

Sinceramente espero que después de leer esto, sean víctimas del "efecto serrano limón" y les dé todavía más curiosidad ver esa bazofia y pasen por la emasculante experiencia de aventarse dos horas de una historia tan pedorra que no la aceptarían ni para telenovela de tv azteca.

Habiendo tantos libros que valen la pena, se les ocurre hacer esta mamada, ya ni la chingan, lo bueno es que aunque sea en otros países hay gente pensante y están trabajando en películas basadas en verdaderas obras maestras de la literatura, como por ejemplo:


Ya sé, el último no es libro, es cómic, pero aún así Boogie el aceitoso se limpia el culo con el nauseabundo trabajo de mastreta.

Odio a la pinche gente, en especial a los pendejos que hacen películas con temas tan pendejos como noveluchas piteras retacadas de progesterona.

4 comentarios:

papá dijo...

y que paso con el cerdo mierdol pirata? no sabe que poner o cual es el problema...??

anonimo "n" dijo...

BORING!!!!
SI NETA ME DIO HUEVA!
PERO TU PINCHE BLOG!

cerdo merol dijo...

Ángeles Mastretta es una escritora light. O sea, pendeja en talento literario, pero inteligente en talento comercial. Es literatura chatarra que es apta para que la consuman los mexicanos; como, como todos, me apendejo a veces, la leí. A veces me siento absorbido por las corrientes del consumismo y pues que le hago, me trago los novelones light. Soy parte del mundo, putos, así que se aguntan.
Y chinguen a su madre todos, de todas maneras.

Merol's sister dijo...

Sííii... A huevo. Que quemen todos los libros de la Mastreta junto con los de la Esquivel y los de la pendeja de la Loaeza que se atrevió a declarar que ella "se dio cuenta de su vocación literaria cuando en un taller con la Poniatowska percibió que Elena era la voz de las mujeres proletarias, pero que las mujeres ricas, de su clase, no tenían quien hablara de sus problemas" ¡¡Huevosssss de dinosaurio fritos!! Fresas, caducas y aburridas literatas... igual o peor que esa deyección humana llamada Carlos Cuauhtémoc Sánchez.
Abrazos, carnal