martes, mayo 06, 2008

Otro motivo para avergonzarse de ser mexicano

Hay lugares peores, hay lugares mejores, eso me vale madres, mi punto es que además de la milenaria herencia gastronómica y dos o tres maravillas naturales (que francamente me daría lo mismo si no existieran), no hay una buena razón para sentir orgullo de algo en este país.

Así que en lugar de pasar días enteros tratando de encontrar algo que valga la pena presumir, voy a enfocarme en las cosas que dan vergüenza de este lugar olvidado de las pezuñas de dios.

El ser humano en general es una plaga, pero así como hay zancudos y hay hormigas que devoran carne, del mismo modo hay seres humanos más nocivos que otros, entre los peores figuran los "sonideros", no sé si existan en otras partes del mundo, espero que no, no quiero que cuando por fin logre escapar a algún país del norte de Europa, me encuentre con que allá también cuentan con esta variedad de bestias.

¿Porqué odio a estas gentes?

Esta maldita gente tomó algo que yo ya de por sí odio con toda mi pútrida y maloliente alma y lo convirtió en algo todavía más molesto, irritante y castroso, estos malvivientes son una especie de "DJ" para marginados, con la sutil diferencia de que solo ponen cumbias, salsa, y demás mierda que no podría llamar música sin cagarme de risa, además de que al parecer son completamente incapaces de cerrar el puto hocico, cada tres segundos dicen algo, tengan o no algo que decir.

Lo que me encabrona es que durante años estuve entrenando para ignorar esa música pedorra y nefasta, ya soy capaz de bloquear mentalmente su repetitivo sonsonete y hacer de cuenta que no existe, pero cuando uno de estos cabronetes rompe el ritmo de esa basura auditiva para interrumpir con sus pendejadas, resulta casi imposible de ignorar.

Para ejemplificar mejor lo anterior, vean este video, suban el volumen y traten de ignorarlo, es casi imposible:


Puta suerte, esta maldita gente debería ser ejecutada en el momento en el que abren la maldita boca.

De hecho deberían matarlos en cuanto ponen esa porquería de "música".

De hecho deberían exterminar a todos los que tocan esa mierda.

Odio a la chingada gente, en especial a los que encuentran modos de estar chingando cada vez más complejos.

Por cierto, hablando de estar chingando la madre... ¿cuántas veces tengo que decirles? Grandísimos estúpidos, YO NO ESCRIBO NUNCA EN LOS COMENTARIOS, no tengo idea de quién sea el subnormal que firma como "cerdo merol" en los comentarios, pero seguramente se ha de estar cagando de risa, de repente yo también, solo de ver cómo se la hacen de pedo, en serio que están bien pendejos, como sea, no voy a malgastar mi tiempo borrando los comentarios de mi clon, seguramente tiene más tiempo libre que yo, así que no tiene caso, ahi díganse pendejadas entre ustedes.

2 comentarios:

cerdo merol dijo...

Hijos de su perra madre, y lo repito, es una vergüenza ser mexicano. Esos bailes son para gente comeperros. Son ambientes de gente con piojos y con pulgas. Odio a lo mexicanos por mediocres, holgazanes, fracasados y creídos. Se me figuran como a cantinflas sacando su cuchillote haciéndola de pedo a todos. Puro peladito naco y engreído. Qué mugrero de gente. Chinguen a su madre todos. Al que no le guste, que se vaya a chingar a su madre y a su abuelita.

Anónimo dijo...

juar juar sigues de amargo jetón...me valen madre tus posts, pero de verdad lo que me da risa es eso de " ay pobrecito de mi, cuando pueda escaparme a un país de norte de europa, blah blah blah" No mames, que no te has visto en un espejo??? No duras ni tres días allá, antes de que algún grupillo de neonazis escandinavos igual de pendejos que tú te rompan tu madre nomás por ser más prieto y chaparro que ellos. Por lo demás, tienes algo de razón al respecto de los sonideros, pero supongo que te vale madres que esté de acuerdo contigo, y a mí me vale igual, y así hasta el infinito... Saludos Pendejín